¡Vivan las familias imperfectas!

Inés y Riqui, padres de familia númerosa, influencers en Instagram, nos cuentan cómo gestionar a los hijos y no morir en el intento. Esta sesión ha sido organizada por el Colegio junto con el AMPA del colegio. 

Hubo una pequeña representación «presencial» de familias y docentes por las restricciones de seguridad sanitaria. Y luego muchas personas siguieron la retransmisión en directo a través del canal de YouTube del colegio. 

¿Tú familia es perfecta? ¿Existe la familia perfecta?

No hay familias perfectas, hay familias auténticas, nos dicen Inés y Riqui.

Hemos de estar orgullosos como padres de ser imperfectos. Las familias imperfectas siempre toman las mejores decisiones para sus hijos.

Los hijos vienen con más energía que sentido común. El sentido común lo tenemos que poner nosotros.

Hablamos de esos momentos imperfectos:

¿Qué hacemos con las horas caóticas? Generar tranquilidad, leerles cuentos, no pantallas.

¿Y en el momento baño? Cambiar el mensaje en positivo “vamos a jugar al agua”.

¿Cómo gestionar las rabietas en 2, 3 años? Intentar estar tranquilos. Cambiar de situación a los niños, de lugar, de tema, abrazarles y hablarles con tranquilidad.

¿Vuestros hijos se pelean? Es un aprendizaje muy necesario de la vida. Hay que saber gestionar esa pelea. Primero que lo gestionen ellos, después si no encuentran solución intervienen papá y mamá.

Los padres tenemos la sartén por el mango, hay que anticipar las situaciones.

Algunos tips importantes para reflexionar:

  • ¿Somos ejemplo para ellos? Los hijos imitan todo lo que hacen sus padres.
  • Crear armonía, orden en sus vidas, simplificar las cosas.
  • ¿Les resolvemos los problemas? Dejar que busquen sus propias soluciones, acompañándoles en el proceso.
  • Hacer equipo papá y mamá. Mostrarse afecto, que vean que mamá y papá se quieren.
  • “El cariño es el sofá de diálogo”. Ahora es el momento de coger confianza con los hijos, antes de que lleguen a la adolescencia.
  • Que sepan que en ti obtienen respuestas; es un mensaje que hay que dar desde pequeño.
  • TPH, Tiempo Padres Hijos, tiempo de calidad, tiempo invertido. Perder el tiempo con tus hijos. Una comida al día juntos, observar juntos, jugar juntos, hablar…
  • Crear horarios. Necesitan horarios para anticipar que es lo que va a pasar después.
  • Premiar los logros de los hijos con premios afectivos, intangibles.
  • Celebrarlo todo en la familia.
  • Que escojan; hay que dejarles elegir.
  • Tener encargos. Dos encargos a partir de los tres años, uno personal (cuidar de uno mismo) y uno familiar (darse a los demás). Los hijos no son un mueble más en casa. Hay que hacerlos responsables en casa. Su encargo es importante porque él es importante.

¿Seguro que quieres ser una familia perfecta?

Seamos mejor una familia felizmente imperfecta. Esa imperfección es la perfección del amor, del corazón del esfuerzo.

Lo esencial es quererse y hacer equipo. Ceder en decisiones simples para disfrutar del momento y ser más felices. Conocer a nuestros hijos y saber gestionarlos.

Buscar momentos para hablar el matrimonio es importante porque si no, todo se cae, la familia y la educación de los hijos se cae.

Ingredientes para conseguir que todo sea perfecto en la imperfección, paciencia y buen humor, aderezado con el buen amor, ese que sabe ceder y sabe servir sin esperar nada a cambio.

«¡Vosotros decidís en la educación de vuestros hijos! ¡Sed felizmente imperfectos!»

Muchas gracias a Inés y Riqui por su testimonio y estos buenos consejos para disfrutar de nuestros hijos siendo una familia felizmente imperfecta.

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS