Sobre la tela de una araña

El interés y disfrute que tienen los niños por los animales es inexplicable. Si a ello le sumamos la manipulación con nuevas texturas, tenemos como resultado una gran sesión de experimentación.

El estímulo del tacto tiene implicaciones positivas tanto en el crecimiento como en la coordinación motora de los niños.

Nuestros alumnos se han encontrado con un gran elefante, que han decorado a su gusto mediante la técnica de estampación, a la vez que experimentaban con el pan rayado, para cubrir el suelo de la gran sabana.

Por ello, a través de esta actividad, se han fomentado multitud de capacidades como la creatividad, la expresión, la motricidad gruesa, los sentidos y los vínculos sociales a través del trabajo en grupo.

Os dejamos unas imágenes para que podáis ver cómo han disfrutado nuestros pequeños cantarines, ya que a la vez que realizaban esta actividad no paraban de cantar la canción que todos sabemos: “Un elefante se balanceaba, sobre la tela de una araña…”

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS