Psicomotricidad vivenciada

En Arenales tenemos presente en todo momento que, en los primeros años, la educación debe ser lo más globalizada posible.

Por eso, resulta crucial realizar sesiones de psicomotricidad vivenciada, trabajando el ritmo, la música y la expresión corporal. Consideramos que los sentidos son el primer vehículo que tienen los niños para el conocimiento de sí mismo y del mundo; y de esta forma, fomentamos el desarrollo integral de los alumnos.

La música y la psicomotricidad, íntimamente relacionadas, ayudan a promover y controlar la coordinación general de movimientos y facilitan la toma de conciencia de uno mismo, el control del cuerpo y el desarrollo de la capacidad de expresión corporal, además de fomentar su seguridad.

Aunque tradicionalmente el objetivo de la psicomotricidad es el desarrollo global de la persona, en la psicomotricidad vivenciada también se tiene en cuenta el desarrollo afectivo y social. Del mismo modo, tiene un gran valor el momento evolutivo en el que se encuentra el niño, sus intereses y la capacidad de aprender a través de la manipulación, exploración, experimentación y movimiento, es decir, vivenciando los aprendizajes.

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS