Preparándonos para el verano

Los alumnos de 2 años han tenido una sorpresa en el patio. ¡Se han encontrado con una gran instalación de aprendizaje!

A través de recipientes llenos de agua, que a simple vista parecían iguales, y por medio de la experimentación, los niños han podido comprobar el contraste de temperaturas entre ellos.

Este aprendizaje, llevado a cabo a través del descubrimiento y el aprendizaje vivencial, ha permitido trabajar las características del agua, los contrastes de temperatura y los conceptos mojado/seco.

Todo ello lo han realizado desde la práctica a través de los sentidos y el trabajo directo con materiales como pinceles, rodillos o esponjas y agua, pudiendo sentir los contrastes de temperaturas y manipulando los materiales.

Un aspecto muy importante de esta actividad es que el niño puede usar el ensayo-error sin limitación y experimentar libremente.

«El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad». Así lo defendía Montessori y así les encanta trabajar a nuestros pequeños.

Os dejamos unas imágenes para que podáis ver cómo han disfrutado nuestros pequeños.

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS