Pequeños saltarines

Esta semana nos abren sus puertas las aulas de 2 años enseñándonos cómo a través de un cuento motor, se han visto envueltos en un entorno natural, pudiendo así cruzar el río saltando piedras, tirarse por una gran montaña, meterse dentro de una cueva o nadar en un enorme lago.

Todo ello, se ha logrado utilizando elementos para el desarrollo de la psicomotricidad como módulos, aros, túneles o colchonetas.

La psicomotricidad está basada en la relación psicosomática (cuerpo-mente); y para adentrarse en esta tarea tan importante, nuestros pequeños disfrutan mediante un entorno estimulante.

Los beneficios de esta actividad son múltiples, pues además de ayudarles a fortalecer la musculatura de los brazos, piernas, espalda y cuello, se activa todo el sistema neurológico permitiendo desarrollar importantes funciones como la coordinación de brazos y piernas, la mejora las capacidades perceptivas y la ayuda en el desarrollo del predominio hemisférico cerebral y en procesos cerebrales como la coordinación óculo-manual, tan importante para la lecto-escritura.

Os dejamos unas imágenes donde podéis ver una de las actividades estrellas de la etapa de Educación Infantil.

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS