Pequeños arqueólogos

Los alumnos de 2 años han podido realizar en el patio su propia excavación arqueológica, realizando trasvases.

Todos juntos han experimentado con diferentes alimentos, como el arroz o las lentejas, pudiendo observar su color y manipulando su forma y tacto.

El estímulo del tacto tiene implicaciones positivas tanto en el crecimiento como en la coordinación motora de los niños. Por ello, a través de esta actividad, se han fomentado multitud de capacidades como la creatividad, la expresión, la motricidad gruesa, los sentidos y los vínculos sociales a través del trabajo en grupo.

Os dejamos unas imágenes para que podáis ver cómo han disfrutado nuestros pequeños arqueólogos.

«El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad», así lo defendía Montessori y así les encanta trabajar a nuestros pequeños.

También te podría interesar

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS