escudo_cliff
10 Pts.
escudo_lion
4 Pts.
escudo_sword
1 Pts.
escudo_orion
7 Pts.

Uno de cada cuatro escolares tiene problemas de visión, clave para el aprendizaje

El 25% de los escolares de entre 6 y 16 años tiene problemas de visión que pueden afectar a su desarrollo y su rendimiento académico. En los preescolares (de 0 a 6 años), el porcentaje se reduce al 10%. La visión es clave para el aprendizaje, ya que el 80% de la información recibida en el colegio se obtiene de manera visual.

Ante el arranque del nuevo curso escolar, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO) advirtió este jueves que esos porcentajes de menores suelen presentar problemas visuales, como miopía, hipermetropía o estrabismo, que pueden perjudicar su desarrollo, personalidad y carácter hasta el extremo de afectar a sus resultados académicos.

En este sentido, los ópticos-optometristas recomiendan que todos los menores acudan un examen visual optométrico completo a un establecimiento sanitario de óptica al menos una vez al año en niños sin deficiencias visuales y, cada tres o seis meses, si tenemos alguna sospecha de que puedan existir problemas, como defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), ambliopía (ojo vago), estrabismo o anomalías de la visión binocular.

Especial atención a los signos de alerta

«Una buena visión en edades tempranas es imprescindible para garantizar el aprendizaje escolar, ya que el 80% de lo que el niño aprende en la escuela lo recibe a través de los ojos», asegura el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral, que hace hincapié en la importancia de prestar especial atención a estas edades al tratarse de una etapa en la que la visión se desarrolla completamente y donde se suele alcanzar el 100% de agudeza visual.

Los expertos apuntan que la identificación temprana de un problema visual en el menor puede ser crucial, por lo que hay que estar atentos a cualquier signo de alerta, como que el niño se siente demasiado cerca de la televisión o se aproxima mucho los libros, se pierde entre líneas cuando lee, usa el dedo para guiarse o entorna los ojos, no quiere hacer actividades que requieran más agudeza visual, se queja de dolor de cabeza o saca peores notas de lo normal.

Artículo tomado de: shorturl.at/bduwy


¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Deja un comentario