“Nuestra sociedad necesita volver a lo esencial, volver a valorar el tiempo en familia, el hogar”

Vivian Watson es coach y mentora de visibilidad y negocios online para agentes de transformación. Es decir su empresa,www.vivianwatson.com, imparte cursos de formación para personas que quieren emprender, para aquellas que han emprendido pero no saben cómo optimizar el negocio (generar ingresos) y para las que quieren dar un mayor salto. Cada día más empresas confían en ella y el resultado no puede ser más positivo.

Lleva en este nicho desde 2015 y anteriormente trabajaba con madres emprendedoras. Son dos empleados y dos es también el número de hijos que tiene de 9 y 5 años. Cuando empezó a trabajar por su cuenta, es autónoma, lo hizo con cero inversión, empezando de la nada y poco a poco ha ido generando ingresos. Además de todo eso es licenciada en periodismo y una mujer con una fuerza que impulsa a emprender y que combina con la dulzura tan típica de las venezolanas, una tierra que ya hace muchos años que dejó atrás.

-¿Cómo se organiza en el día a día para trabajar? ¿Necesita ayuda?

-Trabajo mientras mis niños están el colegio, y hay dos tardes a la semana en las que mi marido se queda con ellos y yo atiendo clientes (mi marido también es emprendedor). Ahora que los niños están más mayores es más fácil trabajar, pero por supuesto siempre es un desafío, por ejemplo cuando se enferman, cuando no hay cole, etc. Si bien tenemos la ventaja de no tener que rendir cuentas a un jefe ni pedir permiso para estar en casa con los niños, y eso no tiene precio, sí es cierto que aunque puedas estar con ellos igual tienes que trabajar, el negocio tiene que seguir funcionando, y esto no siempre es sencillo de resolver sin ayuda. Nosotros contamos con las abuelas, cuando pueden, o llamamos a una canguro que tenemos de confianza, y también nos ayudamos mucho entre los padres del cole. Crear tribu es fundamental. Poder llamar por teléfono a la madre o el padre de unos amiguitos para que te haga el favor de recoger a tus niños un día que has tenido un imprevisto es algo que te ayuda muchísimo y tenemos la suerte de contar con ese apoyo. Por otro lado, ampliar tu equipo y poder delegar tareas también es un gran apoyo, porque sabes que si un día te tienes que coger la mañana o la semana entera para estar con tu niña con varicela, como me ha pasado recientemente, tu equipo se encarga de que lo importante salga.

-¿Cree que las pymes o autónomas son las grandes perjudicadas en cuestiones impositivas?

-Sí, es cierto que no lo tenemos tan fácil y que se nos debería apoyar más. Pero yo también pienso que perdemos mucho tiempo culpando al sistema o a los políticos. No digo que no tengan una responsabilidad, por supuesto que sí, pero en mi caso, me resulta mucho más provechoso dedicar mi energía a hacer crecer mi negocio, porque se puede, que a culpar o delegar mi responsabilidad en una serie de políticas que a fin de cuentas no está en mis manos cambiar o al menos no directamente. Veo mucha gente que se frena a la hora de emprender sólo porque los emprendedores no contamos con las mejores condiciones en comparación con otros países en donde se apoya más a los pequeños empresarios, y es una pena porque entonces muchas personas dejan de beneficiarse de ideas de negocio que pueden llegar a ser muy valiosas.

-El hecho de ser madre, ¿le aportó mayor valor a la hora de emprender su negocio?

-Sí, por supuesto. Fue convertirme en madre lo que me impulsó a emprender, de otra forma estoy convencida de que no lo hubiese hecho. Con un bebé de pocos meses mi principal objetivo era generar ingresos desde casa para poder estar con él. No quería llevarlo a una guardería con 4 meses, ¡es terrible que un bebé tan pequeño tenga que separarse de su madre, y viceversa! Los bebés necesitan estar con sus madres, eso es algo que está científicamente demostrado y en ese momento esa era mi necesidad. De manera que ese fue mi impulso y mi principal motivación.

-¿Cree que las mujeres que trabajan siguen teniendo doble carga con respecto a los hombres?

-Sin duda. Hemos avanzado mucho y aún nos queda mucho por avanzar. Fuera de casa, siempre tenemos que demostrar nuestro valor mucho más que los hombres. Y en casa, y aunque esto está cambiando, la mayor parte de las tareas sigue siendo responsabilidad de las mujeres. Una vez leí acerca del “espacio mental” que las mujeres dedicamos a las tareas del hogar. Cada vez son más los hombres que hacen las tareas domésticas, pero aunque las hagan, la logística del hogar sigue estando a nuestro cargo, ocupando ese espacio mental… y cuando trabajas, dentro o fuera de casa, es mucha responsabilidad.

-¿Qué opina de la “conciliación”?

-Para mucha gente conciliar significa más separación. Más horas de guardería, más actividades extraescolares… No es sano. Creo que lo que de verdad necesita esta sociedad es volver a lo esencial, volver a valorar el tiempo en familia, el hogar. Unos horarios más favorables con la familia, favorecer la productividad, lugares de trabajo que sean compatibles con los niños… Hace tiempo iba a un coworking en el que los días que no había cole se podía llevar a los niños y una monitora les ponía actividades mientras tú trabajabas. Ese tipo de iniciativas me parecen esenciales y se deberían estimular.

Educación en familia Arenales Carabanchel

Artículo tomado de: https://bit.ly/2EsB7pR


¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Deja un comentario