Hacemos zumo de naranja

Los pequeños han aprendido a hacer zumo exprimiendo naranjas. 

Fantástica forma de motivarlos para que experimenten. Trabajando la destreza manual, desarrollando la psicomotricidad de manos y dedos, la creatividad y la imaginación. Fomenta la atención y la concentración. Despertando su innata curiosidad por las cosas cotidianas del día a día. De manera que promovamos el aprendizaje y los involucremos en las tareas domésticas. 

 
Hemos disfrutado mucho jugando a ser como papá y mamá cuando hace zumo de naranja. Y luego nos lo hemos bebido: «Qué rico estaba, un poco ácido, pero muy rico».

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS