Francia vuelve al colegio sin móviles en las clases

La nueva ley prohibe el uso de aparatos electrónicos a 12 millones de alumnos de hasta 15 años

Más de 12 millones de alumnos han retomado este lunes el camino hacia la escuela en Francia con una vuelta al colegio marcada por la prohibición del teléfono móvil en las clases de Primaria (alumnos hasta once años) y los colleges, (alumnos de entre 12 y 15 años), una promesa electoral del presidente Emmanuel Macron.

La propuesta de ley adoptada a finales de julio prohibe el uso de todo objeto electrónico como el móvil, la tableta o el reloj en las centros escolares que acogen alumnos hasta los 15 años. Esta práctica ya se realizada desde hace años por un gran número de institutos pero ahora los directores tienen una ley a la que acogerse. Los institutos tendrán la posibilidad, pero no la obligación, de prohibir los móviles u otros objetos electrónicos total o parcialmente.

La medida ha suscitado muchos debates en Francia sobre su idoneidad.

Esta medida ha suscitado muchos debates en Francia. Los defensores del dispositivo subrayan que el uso del móvil perturba la capacidad de atención de los alumnos en clase, el clima escolar, reduce la actividad física en los recreos, sin olvidar su exposición a contenidos violentos y pornográficos.

El ministro de Educación francés, Jean-Michel Blanquer a ensalzado una ley de “entrada en el siglo XXI” que “envía un mensaje a la sociedad francesa” pero también al resto del mundo, con “otros países interesados”. Nueve de cada diez niños de entre 12 y 17 años (el 86%) poseen un móvil.

Los detractores han denunciado una “operación de comunicación” de “publicidad política” y “una ley de circunstancias” que “no va a cambiar nada”. También han insistido en la dificultad de aplicar la ley en los colegios que a menudo tienen falta de personal y de medios. El gobierno preconizan de guardar los móviles en las estanterías pero muchos centros no tienen.

Nueve de cada diez niños franceses de entre 12 y 17 años tienen móvil

La aplicación de la medidas queden, por lo tanto, a la voluntad de las escuelas: teléfonos apagados, apartados de los alumnos en estanterías. En cualquier caso, la ley permite la confiscación del aparato, algo que hasta ahora los profesores no tenían derecho a hacer.

“Es una buena señal: en la escuela se estudia no se está con los teléfonos”, reaccionó Marie-Caroline Madeleine, madre de 41 años. Su hija, que tiene desde hace poco móvil, volvió al colegio este lunes de sexto curso y guardará su móvil en la cartera.

Los alumnos consultados ante un colegio de París este lunes indicaron que guardaran sin lugar a dudas los móviles para poder comunicarse con sus padres al final de las clases. Pero sus teléfonos estarán apagados el resto de la jornada.

Cada centro decidirá qué hacer con los móviles durante las clases.

colegio sin móviles

Artículo tomado de: https://bit.ly/2NpWDmD


¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Deja un comentario