EASSE: Educación diferenciada

«Diversas investigaciones realizadas desde el ámbito de la psicología y la neuropsicología nos permiten explicar muchas de las diferencias que los profesores constatan a diario en sus clases»

La educación diferenciada tiene reconocida su legitimidad tanto en el derecho internacional como en el español. Por lo tanto, puede considerarse un modelo educativo legítimo que no supone discriminación alguna por razón de sexo (González Varas, 2013).

La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (diciembre 2000) también ampara este modelo pedagógico al reconocer en el artículo 14 “la libertad de creación de centros docentes, así como el derecho de los padres para garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, pedagógicas y filosóficas.”

Finalmente, en España, la LOE, en el apartado 3 del artículo 84, según la nueva redacción dada al mismo por la Ley Orgánica 9/2013 de Mejora de la Calidad Educativa LOMCE señala que: “no constituye discriminación la admisión de alumnos y alumnas o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle se desarrolle conforme al artículo 2 de la convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza aprobada por la Conferencia General de la UNESCO el 14 de diciembre de 1960” (BOE 10 diciembre de 2013).

1. LA EDUCACIÓN DIFERENCIADA COMO UNA OPCIÓN PARA ATENDER MEJOR A CADA ALUMNO

En educación es importante tener en cuenta las diferencias individuales de cada alumno. Una fuente relevante de diferenciación procede del hecho de ser varón o mujer. De hecho, muchos sociólogos (Baron y Byrne, 1998; Fagot y Leinbach, 1993; Harris, 1995; Páez, 2004) consideran que, en la infancia, la fuente principal de diferenciación es el sexo.

Diversos estudios científicos demuestran la existencia de diferencias entre sexos, tanto en la forma de aprender, como en la de reaccionar y  trabajar, y que esas diferencias no son sólo el resultado de unos roles tradicionalmente atribuidos a un sexo o a otro, sino que en gran medida vienen dadas por la naturaleza.(Calvo, 2009; Gurian & Henley, 2001).

La educación diferenciada puede facilitar el aprovechamiento de las diferentes formas de aprendizaje de chicos y chicas durante algunas etapas de su desarrollo, como son la infancia y la adolescencia.

Diversas investigaciones realizadas desde el ámbito de la psicología y la neuropsicología nos permiten explicar muchas de las diferencias que los profesores constatan a diario en sus clases:

1.1. Diferencias en el ritmo en el desarrollo de las mujeres y los varones en determinados periodos evolutivos

Las diferencias entre chicos y chicas tienen una base neuropsicológica como han demostrado algunas investigaciones en las que se observan:

  • Diferencias en la secuencia de desarrollo de las diversas regiones del cerebro (Cahill, 2005; De Bellys et al. 2001).
  • Diferencias en la velocidad de maduración de los hemisferios, que persisten hasta la adolescencia (Schmithorst, Holland & Dardzinski, 2008).
  • Distinto ritmo en la evolución de áreas del cerebro implicadas en el lenguaje, la coordinación motora y el desarrollo social (Halpern, 2000; Kimura 2000).
  • Distinto ritmo en el desarrollo del hipocampo, estructura cerebral implicada en la memoria  (Frings et al. 2006; Yurgelun-Todd, Killgore & Cintron, 2003).
  • Diferencias entre chicas y chicos en las áreas del cerebro que se utilizan a la hora de procesar y almacenar la información (Andreano & Cahill, 2009; Frings et al. 2006; Njemance, 2007).

Como afirma Rubia (2007), desde la perspectiva neuropsicológica, se constatan diferencias entre sexos en los procesos que utilizamos para producir ideas y emociones, recordar, conceptualizar e interiorizar experiencias y  resolver problemas.

La opción de la educación diferenciada tiene, en suma, una base estrictamente científica y empírica. Comprender y aceptar la existencia de estas diferencias entre sexos nos permitirá aceptar la existencia de diferentes formas de comprender y aprender en las alumnas y los alumnos, y aprovecharlas desde el punto de vista pedagógico.

1.2. Diferencias en la forma en que las alumnas y los alumnos aprenden

Muchas investigaciones han encontrado diferencias significativas en los modos y procesos de aprendizaje de las alumnas y los alumnos (Gurian & Henley, 2001; James, 2013; Merisuo-Storm, 2007; Sadowski, 2010).

· Diferencias en aptitudes cognitivas: las chicas sobresalen en lenguaje, fluidez verbal y rapidez perceptiva (Halpern, 2000; Kimura, 2000); mientras que los chicos suelen destacar en su visión espacial y en tareas mecánicas (Halpern, 2000, 2004). Numerosos estudios corroboran estas diferencias al constatar que las chicas tienen mejores resultados en lectura que los chicos (Merisuo-Storm 2007) y que esta menor competencia lectora afecta al rendimiento de los chicos en casi todas las áreas (Sadowski, 2010).

· Diferencias en el procesamiento de la información: las mujeres destacan en las tareas que requieren la percepción de múltiples detalles, mientras que los hombres destacan en tareas que requieren percepción espacial (Halpern, 2004).

· Diferencias en estilos cognitivos: las mujeres suelen presentan un estilo cognitivo más “dependiente de campo”, y se dejan influir más por el contexto en sus percepciones (Kaplan, 1990). Por ello, los chicos por lo general aprenden mejor en contextos “multi-estimulares” y las chicas rinden más en un ambiente donde los estímulos están más controlados. Otros estudios señalan que los varones aprenden mejor cuando pueden “ver” la información de forma gráfica, interactuar con la información y moverse (Honingsfeld & Dunn, 2003; Weaver-Hightower, 2003; Rapport et al., 2009). A su vez, por lo general en las chicas predomina un estilo más reflexivo y en los chicos más impulsivo.

· Diferencias entre sexos en otros procesos cognitivos como la memoria (Andreano & Cahill, 2009; Grimley, 2007): los chicos parecen mostrar ventaja en las tareas que requieren manipular imágenes visuales en la memoria de trabajo, mientras que las chicas obtienen mejores resultados en tareas que requieren la recuperación de la memoria a largo plazo, y la adquisición y uso de información verbal (Halpern y La May, 2000), o en tareas que requieren planificación y atención simultánea.

La educación diferenciada facilita tener en cuenta estas diferencias a la hora de definir y concretar las estrategias de enseñanza y aprendizaje más idóneas para alumnas y alumnos.

1.3. Diferencias entre alumnos y alumnas a nivel socio-afectivo

Algunas investigaciones también han encontrado diferencias en la forma en que chicos y chicas procesan las emociones:

· Diferencias a la hora de afrontar los problemas: se observa que las chicas tienden a internalizar más los problemas, mostrando con mayor frecuencia  temores y preocupaciones; mientras que los chicos tienden a “externalizar” los conflictos, por lo que los problemas de conducta son más frecuentes en ellos (Berk, 2002; Koepke & Harkins, 2008). Así mismo, algunos estudios han mostrado la existencia de diferencias entre los sexos en factores de personalidad, y que estas diferencias se mantienen a través de las distintas culturas. De hecho, esas diferencias parecen incluso más acusadas en las culturas europeas y norteamericanas, en las que los roles sexuales a menudo se minimizan. Los hombres, como promedio, tienden a ser más enérgicos, más activos y agresivos en su conducta. Las mujeres tienden a ser más extrovertidas, ansiosas y emocionalmente sensibles (Berk, 2002).

· Diferencias a la hora de afrontar el estrés o la ansiedad: en situaciones de estrés, los varones suelen manifestar reacciones de lucha o huida, mientras que a las mujeres la ansiedad puede llevarlas al bloqueo o la paralización (Taylor et. al, 2000), haciendo que les resulte difícil actuar o pensar (Turton & Campbell, 2005).

Consideramos que es importante conocer y comprender esta diferencia entre alumnos y alumnas a nivel emocional -con las consecuentes implicaciones en la autoestima-, para utilizarla como motor de aprendizaje.

1.4. Diferencias en motivación

También se pueden señalar diversas investigaciones que ponen de manifiesto las diferencias de motivación entre las alumnas y los alumnos.

· Diferentes intereses en chicas y chicos en todas las edades: en los juegos, en el tipo de textos y materiales que eligen a la hora de leer, y en la forma en que interpretan diversos estímulos (Artola et. al, 2013; Boltz, 2007; Brozo, 2005).

· Diferencias en las atribuciones que las alumnas y los alumnos hacen del éxito y del fracaso: las chicas suelen atribuir el éxito al esfuerzo que ponen en la tarea (Flammer & Schmid, 2003)  y, a menudo, presentan mayor ansiedad asociada a situaciones escolares. Los chicos tienden a atribuir el éxito a su habilidad o competencia y la ansiedad les sirve como acicate y estímulo, así como cualquier experiencia que conecte el aprendizaje con aspectos emocionales (Meece et al, 2006).

  • Diferencias a la hora de interpretar las dificultades académicas: niñas y niños manifiestan las dificultades académicas de manera muy diferente: las niñas tienden a generalizar el significado de sus fracasos, y estos afectan de forma importante a su autoestima. Los niños parecen restringir el significado de sus fracasos únicamente al área específica a la que hacen referencia (Pomerantz, Alterman, y Saxon, 2002).

· Diferencias a la hora de afrontar la actividad escolar: los chicos necesitan más actividad, un control más cercano, metas que alcanzar en un entorno estructurado, retos, competitividad, etc. y mayor atención a los estilos de aprendizaje que predominan en ellos. Las chicas necesitan clases en las que puedan conversar, trabajan bien en grupos pequeños, asumen muy bien las responsabilidades y ejercen una gran influencia unas sobre otras (Gurian y Henley, 2001).

La escuela diferenciada  posibilita una mayor facilidad para seguir un modo de enseñanza que se adapte mejor a sus características psicológicas y motivacionales: la forma de motivar a los chicos tiene características diferentes a la de las chicas (Vallance, 2002).

Artículo tomado de: shorturl.at/vGJQZ

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

ENCUENTRA LO QUE BUSCAS

CATEGORÍAS