El “house working” como actividad extraescolar para los hijos

nina-mujer-limpiando

Colaborar con las tareas del hogar, además de ser lúdico, tiene como objetivo enseñarles a tomar responsabilidades

Ahora que andamos buscando actividades extraescolares que complementen la formación de nuestros hijos, ahora que nos estrujamos la sesera buscando cual puede ser la actividad extraescolar que ayude a modelar el carácter de nuestros hijos, que le dé aquello de lo que adolece, que le haga ser más completito, ahora, te voy a hacer una propuesta de una actividad, que además de barata, les va a ser realmente formativa.

Se llama ‘House Working’ y verás que bien quedas en la puerta del cole diciendo que a tu niño este año lo has apuntado a esta extraescolar, en castellano, «colaborando en las tareas del hogar» que además de ser lúdica, tiene como objetivo enseñar a nuestros hijos a responsabilizarse, a compartir, a aprender competencias, habilidades y destrezas, a valorar aquellas cosas que a nuestros hijos les hacen su vida cómoda y no saben el esfuerzo que sus padres realizan para que así sea.

Créeme con esta actividad pueden aprender lo mismo que se aprende en las otras actividades extraescolares pero ésta, además, les va a enseñar algo que no olvidarán el resto de su vida, les enseñará que hay una actividad física en la que no se trata de llegar el primero, ni ganar, ni obtener aplausos de los demás. Una actividad en la que también se puede ser creativo, ágil, disciplinado y además se puede hacer en familia.

La actividad de colaborar en casa es muy variada, hacer camas, ordenar habitaciones, llevar ropa sucia a la lavadora, poner una lavadora, tender, doblar ropa, guardarla en armarios. Barrer, pasar la aspiradora o la mopa, quitar polvo de muebles, limpiar cristales. Pensar en los menús para comidas y cenas, hacer listas de los alimentos y otras cosas que hay que ir a comprar, aprender a comprar lo necesario y distinguirlo de lo innecesario, recoger la compra, repasar la lista. Cocinar, aprender a hacer platos sencillos, a utilizar diferentes utensilios necesarios, a limpiarlos una vez usados y a recogerlos en su sitio.

Esta actividad comienza desde que son bien pequeñitos y solo necesita que sus padres y madres cuando realicen esta tarea lo hagan con ánimo, porque si les decimos que «¡te crees que me gusta a mi estar todo el día recogiendo!»probablemente les estemos indicando que las tareas de cuidar de nuestro hogar son un rollo. Y nuestro hogar es donde vivimos, donde crecemos, y mantener el fuego del hogar encendido día y noche es lo que le hace que sea un lugar confortable.

Si, con esta actividad extraescolar vas a tener algún rifi-rafe con tus hijos, pero algo tenemos que hacer para que no crean que han nacido para ser servidos. Hay lecciones de vida que son más costosas a la hora de enseñar y de aprender, pero educar hijos que entiendan que colaborar en las tareas domésticas no es ayudar sino responsabilizarse, en función de su edad, de lo que comparten en familia, eso no tiene precio.

Así que cuando te juntes a desayunar con tus amigos y amigas háblales de la extraescolar tan estupenda a la que has apuntado a tu hijos y que se va a poner de moda el ‘House Working’ que dicho así, en inglés, va a dar hasta envidia.

¡A educar! que es la mejor herencia para los hijos.

nina-mujer-limpiando

Artículo tomado de: https://bit.ly/2CE4hoG

La escolarización de los niños antes de los 3 años mejora las notas

Un informe de la OCDE revela que los alumnos que acudieron a escuelas infantiles y guarderías sacan calificaciones más altas a los 15 años en la prueba PISA.

Los niños que acuden a escuelas infantiles y guarderías entre los 0 y los 3 años logran mejores resultados escolares a lo largo de su vida académica y eso redunda positivamente en la vida profesional. Esta es una de las conclusiones del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) denominado ‘Panorama de la Educación’, presentado ayer en Madrid y que disecciona la calidad docente y diferentes actitudes de los estudiantes en decenas de países.

En concreto, el estudio indica que los pequeños que han pasado al menos dos años escolarizados en ese tramo de edad obtienen quince puntos más en el examen internacional de PISA a los quince años, lo que equivale a «un avance de cinco meses» de aprendizajes si se comparan con otros alumnos del mismo origen socioeconómico, indicó el secretario de la OCDE, Ángel Gurría. Euskadi supera la media española y europea en escolarización temprana. Este curso hay 27.073 niños de 0 a 2 años en centros infantiles y 58.000 de 3 a 5.

Ir a la guardería antes de los dos años «contribuye a reducir la pobreza y favorece la movilidad social», que los menores de entornos desfavorecidos puedan progresar gracias a los estudios. El impulso que da la educación muy precoz «dura toda la vida». «Ofrece resultados positivos a lo largo del período de formación del menor. De ahí el interés por que los niños vayan a escuelas infantiles desde edades muy tempranas», subrayó Gurría. El experto se quejó de que, pese a la «demostrada» importancia de recibir una atención educativa a los tres años o antes, «cuando el cerebro está desarrollando sus capacidades para aprender más adelante», los gobiernos «siguen dedicando menos dinero a esos servicios que a los estudios superiores».

La mayoría de los países de la OCDE –el 76%– integra en las aulas a los niños antes de los 4 años. La horquilla va del 100% en Reino Unido o Israel, el 99% en Francia, el 97% en Dinamarca, Islandia y Corea del Sur o el 96% en España y Noruega, al 56% en Chile, el 49% en Irlanda, el 45% en México, el 38% en EE UU, el 27% en Grecia y el 2% en Suiza. A los tres años, en Euskadi la escolarización es total, al igual que en el resto de comunidades.

Un 20% de ‘ninis’

El informe del organismo internacional muestra también que las mujeres representan un porcentaje cada vez mayor de titulados universitarios –más del 50% entre los 25 y 34 años–, pero siguen ganando menos que los hombres. Y la brecha salarial es más elevada entre los profesionales con estudios superiores. En España esas diferencias en la remuneración son de un 20%.

Los autores del estudio atribuyen la distancia salarial a «los estereotipos sexistas, las convenciones sociales y la discriminación contra las mujeres», y también a que no estudian las mismas carreras ambos sexos. En la práctica, los hombres eligen estudios mejor remunerados como las ingenierías, la informática o grados relacionados con la industria. Hay, sin embargo, una mayoría de tituladas en especialidades de enseñanza, lenguas y artes.

El análisis del organismo internacional prueba que, a mayor formación, menor paro. La tasa de empleo de los universitarios españoles está por encima del 85%, frente al 60% de los que no llegaron al equivalente al Bachillerato. Entre los jóvenes de 15 a 29 años, el 51,2% está estudiando, casi un 30% no acude a las aulas pero trabaja y el 20% no hace ni una cosa ni la otra – cerca de diez puntos más de ‘ninis’ que la media europea–. La relación de los estudios de los padres con el nivel de formación que alcanzan sus hijos es muy importante. La OCDE alerta de que más de la mitad de los alumnos cuyos padres no lograron el Bachillerato tampoco consiguen esa titulación.

Artículo tomado de: https://bit.ly/2ytvcyY

Los anuncios del juego ‘online’ se disparan y los más jóvenes se enganchan

Todavía no existe una regulación específica dirigida a las comunicaciones comerciales del sector. Los psicólogos alertan de que jóvenes y ludópatas son los que más sufren el bombardeo publicitario

Durante años, Pablo se hizo la misma pregunta: ¿cómo puede una persona estar tan enganchada a la tragaperras? Se refería a un hombre que veía todas las mañanas en la cafetería donde iba a desayunar. Siempre estaba jugando. Tiempo después se lo volvió a encontrar, esta vez en una terapia de rehabilitación para ludópatas. Ambos eran adictos al juego, con la diferencia de que los 340.000 euros de deuda de Pablo no venían de gastar dinero físico, sino de apostar online, un mercado que atrapa a cada vez más jóvenes y que crece a doble dígito en España, impulsado por unos anuncios que han invadido todos los soportes a la espera de que se apruebe un decreto definitivo que regule su emisión, pendiente desde 2011.

“Pensaba que no era como él”, confiesa Pablo, de 33 años y empleado de banca. Pide usar un nombre ficticio antes de empezar a contar lo poco que tardó en engancharse. Gran aficionado al fútbol, empezó a jugar online con 20 años. “Apostar por internet es muy accesible y extremadamente adictivo”, asegura, en un país donde el 93% de la población ya tiene móvil a los 14 años, según el Instituto Nacional de Estadística. Ahora ve los partidos con cuentagotas y solo cuando ya han arrancado, para evitar tragarse la publicidad de apuestas, que le genera profundo rechazo.

En 2017, se emitieron más de 2,7 millones de anuncios de juego online en todos los soportes, según la consultora InfoAdex, frente a los 128.000 de 2013. Aunque todavía represente un segmento pequeño sobre el conjunto de la industria, el sector digital crece tanto en ingresos como en inversión en marketing, destinada sobre todo a anuncios y bonos, otra estrategia que hace mella en públicos de todas las edades.

“Quienes más sufren este bombardeo publicitario son los jóvenes y los que padecen alguna patología del juego”, comenta Susana Jiménez, psicóloga clínica y coordinadora de la Unidad de Juego Patológico del Hospital de Bellvitge,que cada año atiende entre 350 y 400 nuevos casos de relacionados con la adicción al juego. “Son los más sensibles a iniciarse o recaer con la publicidad”. Según el informe de percepción del juego de la Universidad Carlos III, alrededor de 230.000 personas menores de 35 presentan un “alto riesgo” de adicción en España, y los jóvenes se inician cada vez antes a esta actividad.

La prevalencia de jugadores problemáticos en España es sin embargo tan solo del 0,3%, según los estudios clínicos disponibles. Bayta Díaz es psicóloga en laAsociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata (APAL) donde Pablo lleva tres años en terapia. Explica que no existe relación directa entre publicidad y ludopatía, reconocida oficialmente como una adicción del comportamiento sin sustancia, pero señala que los anuncios están dirigidos a aumentar el consumo, y con ello el riesgo. “Es como si vendieran cerveza en un colegio”, ejemplifica. “En el Plan Nacional contra las drogas se habla de consumo como variable de riesgo para desarrollar una patología; igual deberíamos de tenerlo en cuenta con el juego también”.

La ley de 2011 que regula el juegoonline establecía que se adoptara una norma específica para los anuncios, que todavía no ha visto la luz. De momento, la referencia han sido la Ley General de Comunicación Audiovisual y un código de conducta cuya adhesión es voluntaria y cuya aplicación está supervisada por Autocontrol, organismo independiente integrado por firmas del sector, medios y agencias de comunicación, anunciantes y otras empresas. A finales de 2017, el Ministerio de Hacienda redactó un segundo proyecto de decreto ley —el primero fue en 2015, pero no llegó a aprobarse— que todavía está en tramitación.

Entre otras limitaciones, el borrador prohíbe que se traslade la idea de que el juego se relacione con el éxito personal y profesional, y obliga a incluir la coletillaJuega con responsabilidad en los mensajes, frase que también tendrán que pronunciar los rostros conocidos que protagonicen los anuncios. Asimismo, veda la emisión en horario infantil, tal y como establece la ley audiovisual, prohibición que sin embargo no se está respetando según los datos facilitadas por Infoadex. El texto tampoco tiene la capacidad de regular los anuncios en Internet más allá de los filtros presentes en las redes sociales, confirman fuentes del Ministerio de Hacienda, quienes no concretan una fecha para la aprobación de la norma.

“Esperamos que el decreto no ponga patas arriba el sector”, comenta Miguel Ferrer, portavoz de la Asociación Española del Juego Digital, Jdigital. Ferrer confía en que la regulación final no sea excesivamente restrictiva y que las condiciones sean iguales para todos, también para las Loterías del Estado. “La publicidad y el marketing son la única vía de captación que tenemos porque no contamos con tiendas físicas”, mantiene.

Iconos de los jóvenes

Hibai López, investigador en la Universidad de Deusto, explica que la exposición prolongada al bombardeo publicitario y la elección de deportistas de elite o personajes famosos como protagonistas de los reclamos, a menudo íconos para el público más joven, contribuye a normalizar esta actividad. “Es preocupante. La gente que está en tratamiento dice que es difícil pensar que haya consecuencias negativas si lo promociona una persona a la que respetas”.

Alberto (nombre ficticio) tiene 29 años y hasta hace unos meses nadie de su entorno sabía de su problema con las apuestas. Empezó con 19 años y acumuló 60.000 euros de deuda. “Los anuncios refuerzan la idea de que jugar es normal”, cuenta en la sede de Apal después de salir de terapia. “Soy un apasionado del fútbol desde pequeño y cuando empezaron las apuestas deportivas pensé que había llegado una oportunidad. Ahora me afecta cuando veo anuncios en la tele”.

Solo en los tres primeros meses de 2018, previos al Mundial de fútbol, las empresas gastaron casi el 40% de los 112 millones que destinaron a anuncios en todo 2017, según el anuario del juego de la Fundación Codere, frente a los 70 millones de 2013 contabilizados por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). Esta inversión, en conjunto, supera a la que realizan gigantes como El Corte Inglés, según InfoAdex. “Hicimos un esfuerzo adicional”, asegura Ferrer.

A finales de 2017, el Consejo Audiovisual de Andalucía pidió que se prohibiera cualquier tipo de publicidad de juego online por radio y televisión en horario de protección de menores, tras constatar que varios anuncios se emitieron en esta franja y que en otros casos no se pudo distinguir entre los reclamos y la narración de los locutores durante las retransmisiones deportivas.

Manuel es voluntario en Apal y asegura que en los últimos tres años llegan cada vez más personas de entre 20 y 30 años adictos al juego online, muchos de ellos enganchados a las apuestas deportivas disponibles en cualquier momento en un mundo cada vez más conectado. “Siempre cuentan lo mismo: que es cada vez más rápido”, asegura este hombre de 53 años que también pide usar un nombre ficticio y que hace poco salió del túnel en el que cayó a golpe de apuesta. “Llegas a perder la perspectiva del deporte; para mí se convirtió en algo que ya no disfrutaba”, confiesa.

Diferentes estudios sobre el juego elaborados por la DGOJ y la Universidad Carlos III señalan que alrededor de 900.000 usuarios habían jugado online al menos una vez en junio, y casi un millón y medio se había conectado durante 2017 para hacer apuestas deportivas. Pero son los más asiduos, entorno al 20% los que generan el 80% del beneficio. José Antonio Gómez Yáñez, sociólogo de la Universidad Carlos III, sostiene que los anuncios son muy visibles y deben regularse. “Se tiene que restringir el horario de emisión”, recomienda.

“Es una enfermedad más oculta que otras adicciones” al no tener consecuencias físicas visibles, reflexiona Pablo, quien ha logrado recuperar su vida tras años obcecado por la adicción. “Lo que más me preocupa es que se perciba como algo normal, y los padres no vean mal que sus hijos jueguen”.

Artículo tomado de: https://bit.ly/2MDcYjx

Sounding an alarm over children’s mental health

Readers respond to news about soaring Ritalin use, the underfunding of child mental health services and the toll GCSEs are taking

As a group of educators, psychologists, mental health professionals, campaigners and politicians, we share Amanda Spielman’s timely recognition (Report, 27 June) that the massive increase in young children receiving prescriptions for powerful stimulant drugs is both “a very big warning signal” and an indication that we need as a society to understand and address the underlying social, behavioural and educational issues that give rise to this pressure.

However, it is also timely and hopefully reassuring that this past week also saw the establishment of a new group of like-minded colleagues called Cope (Challenging over-prescription of psychiatric drugs in education) across education, healthcare and politics to begin to consider these important issues.

Part of our mission statement states: “We share the view that a caring and morally mindful society must protect and safeguard children by allowing them to develop their unique personalities and behaviours and try to avoid the first response of prescribing psychiatric drugs for behavioural difficulties.”

With the support of the British Psychological Society’s division for educational and child psychology and the Association for Educational Psychologists, we hope that we might begin to respond to this warning signal with a more intelligent, more scientific and importantly more humane way of responding to the distress in the youngest members of society. We are particularly concerned about the growing evidence of serious side effects that can lead in extreme cases to the hospitalisation and/or death of school-aged children who are being prescribed these psycho-stimulants.

Artículo tomado de: https://bit.ly/2IPrJ2o

¿Por qué debes recuperar la costumbre de cenar con tus hijos?

comida en familia

Un 30% de los niños españoles sufre obesidad, un problema que va en aumento a causa de los malos hábitos de alimentación. Aprenda a erradicarlos y adquiera otros más saludables.

Las prisas del día a día, las tareas que se acumulan en casa, el poco tiempo (y ganas) para cocinar… y, al final, acabamos diciendo “me preparo cualquier cosa”. “Ahora que hemos vuelto a la rutina es un buen momento para empezar a adquirir buenos hábitos de alimentación para toda la familia y reponernos de los excesos del verano”, explica Guillermo V. Rodríguez, dietista-nutricionista y vicedecano del Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas de Madrid.

Nuestra salud lo notará, pero sobre todo la de los más pequeños. Según un informe del IV Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias realizado por IPSOS en 2017, los niños comen mucha menos fruta y verdura de lo aconsejable y más del doble de hidratos de carbono. En España, la obesidad infantil se ha multiplicado por 10 en la última década. El número de casos a nivel mundial ha pasado de 11 a 124 millones entre 1975 y 2016, según un estudio publicado por la revista ‘The Lanzet’ a finales de 2017. Estos datos demuestran que se trata de un grave problema de salud que afecta en España al 30% de los menores. Evitarlo está en sus manos, y con estos trucos será fácil conseguirlo.

Cena en familia

Éste es el momento perfecto para dar el primer paso. Muchos niños comen en el colegio, “donde en ocasiones se abusa de los fritos y rebozados”, dice Rodríguez, y aquí es donde podemos controlar lo que comen. Pero no lo hagamos por separado y retomemos el hábito perdido de comer todos juntos en la mesa. Por un lado, serviremos de ejemplo para nuestros hijos para que adquieran buenos hábitos. “Si los alimentos saludables están presentes y los padres los consumen, esto será una forma de fomentar que los hijos los incorporen. Como símil, de nada vale decirle a un hijo lo bueno que es leer si no ve que sus padres cojan un libro”, explica María Rueda, psicóloga de Cenit psicólogos. Además, en los más pequeños comer todos juntos aumentará el deseo de comer ellos solos al tratar de imitar a los demás y fomentará el apetito en los menos comilones.

Pero sus beneficios no son sólo nutricionales sino también emocionales, ya que sentándonos todos a la mesa se pasa un buen rato en familia, olvidándonos del estrés del día, y se propicia la comunicación. “Es un momento en el que podemos relajarnos, comentar cómo nos ha ido el día, sin distracciones”, y afianzar así las relaciones. Eso sí, apague antes el televisor. Si no, éste “se convierte en el protagonista, quitando el lugar al resto de miembros”, continúa la psicóloga.

Fuera móviles

El V estudio CinfaSalud: Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil, avalado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria reveló en 2016 que el 70% de los niños españoles comían delante de la televisión, la tablet o el móvil. Un hábito poco saludable si tenemos en cuenta que diversos estudios confirman que estos niños sufren un mayor riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

Por lo tanto, otro de los beneficios de sentarse juntos a cenar es evitar que los pequeños coman antes que los padres con un móvil o una tableta que les damos para que se distraigan y coman. “Primamos el hecho de que incorporen alimento a su cuerpo más que el acto de comer en sí, pero es un mal hábito distraer para comer. Es importante aprender a atender a lo que comes”, dice Rueda, tratando de hacerles entender que se trata de una necesidad, no de una obligación.

Y este consejo también vale para los mayores. “Comer mirando el teléfono o la tableta provoca que se coma más rápido y sin control porque lo hacemos de forma inconsciente y no medimos las cantidad que ingerimos. A veces no nos damos cuenta ni de qué hemos comido cuando vemos el plato vacío ante nosotros”, dice Rodríguez.

Horarios fijos

Establezcámoslos, y cuanto más temprano mejor, ya que la ciencia corrobora que la hora a la que comemos también influye en la salud. Una investigación de la Universidad de Murcia, en colaboración con investigadores de las universidades estadounidenses de Harvard y Tufts, concluyó en el año 2013 que la diferencia de comer antes de las tres de la tarde o después de esta hora era de una pérdida de peso de cuatro kilos.

Otra investigación de la Universidad de Illinois también demostró que las personas con diabetes tipo 2 que desayunaban tarde tenían mayor probabilidad de tener un índice de masa corporal más elevado, y otra publicada el año pasado en ‘The American Journal of Clinical Nutrition’ concluyó que las personas que comían más cerca de la hora de dormir tenían un mayor porcentaje de grasa.

Una buena planificación

Ésta es una de las claves para alimentarnos correctamente: hacer una planificación semanal por escrito de lo que vamos a comer o cenar cada día y hacer la compra en función de ello. “Es conveniente dejarlo bien atado para que la dieta sea equilibrada y saludable, no a lo que surja, porque si no se tiende a comer lo que apetece en cada momento”, explica Rodríguez. De esta forma, evitamos tirar de un cómodo sándwich o meter en el horno una pizza congelada.

Y ello pasa antes por llenar el carrito de la compra de productos frescos (verduras, carne y pescado) y no tanto de precocinados o fritos.

Verduras siempre presentes

Rodríguez recomienda que siempre haya verduras en el plato, “da igual si con arroz o con unos huevos revueltos. También forman parte de una buena cena algo de carne o pescado, o incluso legumbres, que las podemos añadir a una ensalada, por ejemplo”. Las verduras no suelen hacer las delicias de los más pequeños, por lo que hay que tratar de hacerlas lo más atractivas posible dándole color (con zanahoria y tomate, por ejemplo) y originalidad al plato. “Hay que intentar que sean sabrosas, pero no añadiéndole más sal, salsas o kétchup, sino poniéndoles especias, limón, humus o alguna salsa casera. También podemos añadirles curry, así los niños van acostumbrándose también a sabores diferentes”, asegura en nutricionista.

Que prueben alimentos que no les gustan a veces es complicado, pero “debemos animarles a ser valientes e ir haciendo con ellos aproximaciones sucesivas. No se trata de amenazar ni hacer chantajes. Dejar que experimenten con otros sentidos, para que finalmente sea el gusto el implicado”, explica Rueda.

¿Qué debe llevar mi plato?

El IV Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias revela que mientras un 69% de padres asegura conocer la proporción de fruta que deben comer sus hijos (tres raciones al día), únicamente un 17% cumple con las recomendaciones de los nutricionistas. Lo mismo ocurre con la verdura, ya que los resultados muestran cómo los niños toman un 42% menos de lo aconsejado (dos veces al día). Los expertos del informe recomiendan que cualquier comida o cena contenga un 50% de verduras y hortalizas, un 25% de proteínas y otro tanto de hidratos, mientras que la realidad muestra que la proporción en las cenas de los hogares españoles es de 22% de verduras, 17% de proteínas y 61% de hidratos.

Evitar los picoteos

En los meses de verano hemos tenido más manga ancha en este sentido: un helado a media tarde, las patatas fritas con el refresco… Hay que prestar especial atención a lo que comemos a media mañana o a media tarde, principalmente los niños. “Este momento puede ser muy saludable y una oportunidad fantástica para incorporar a nuestra dieta nutrientes como vitaminas, antioxidantes, fibra y minerales”, cuenta María Amaro, experta en nutrición de la Clínica Feel Good, si escogemos bien: una pieza de fruta, frutos secos sin sal (como nueces o almendras) o un bocadillo son buenas alternativas para evitar tirar de opciones menos saludables, como alimentos ricos en sal, grasas saturadas y azúcar, “los cuales nos llevan no sólo a un aumento de peso, sino también a un incremento del colesterol malo y los triglicéridos y el riesgo de desarrollar diabetes en el futuro”, argumenta Amaro.

Cuidado con las restricciones

Pero no todo es controlarse. Mantener una dieta saludable y equilibrada no va reñido con el hecho de darse algún que otro capricho puntual, como por ejemplo el fin de semana. “A veces surgen apetencias, eso no hay que erradicarlo. Son niños y si de vez en cuando quieren una chuchería no hay problema en que se la tomen, pero siempre hay que dosificarlo. Además, si lo prohíbes aumenta la necesidad de consumirlo”, dice Rodríguez. Un error común es utilizarlas como premio: “Si te tomas las judías verdes te doy un helado de postre”, por ejemplo. En realidad es un premio envenenado porque, según los expertos, el niño acaba creyendo que se le tiene que dar por comer este tipo de alimento y los rechazan.

Si incorpora estos ligeros cambios en la rutina de su familia comprobará que un pequeño paso en sus hábitos de alimentación supone un gran paso para su salud y la de los suyos.

comida en familia

Artículo tomado de: https://bit.ly/2DKCGmS

Diez hábitos para que tus hijos sean más ordenados este curso (y tu vida más fácil)

desorden

La organizadora profesional María Gallay, autora de ‘El poder del orden’, propone ideas para mejorar la organización familiar y conseguir que los niños sean más autónomos.

El fin de las vacaciones es sinónimo de vuelta al cole. De compra de libros, de recuperación de los horarios y de vuelta a las (benditas) rutinas de los niños. Pero también es la vuelta a las discusiones familiares, a las persecuciones de los padres para que sus hijos hagan la cama, doblen la ropa y adquieran, en general, más autonomía.

La ansiada organización familiar no es una utopía, afirma la organizadora profesional María Gallay, que cree que los niños nunca son demasiado pequeños para aprender buenos hábitos. “Invertir tiempo en planear y simplificar la organización y el orden en casa nos devuelve siempre más tiempo y espacio, además de tranquilidad”, asegura la autora de El poder del orden.

Resumimos sus ideas en un decálogo para empezar bien este curso no solo en el cole, sino también en casa.

  1. Con los niños no se puede dejar todo para el último momento. Hay que evitar a toda costa los “líos de por la mañana”. Si siempre se nos hace tarde, levantar a los niños 15 minutos más temprano. Y para ello, si es necesario, acostarles también ese tiempo antes.
  2. Ir encontrando y aplicando trucos para ganar tiempo, como preparar la ropa de toda la semana y colocarla en distintos compartimentos etiquetados con los diferentes días.
  3. Mirar las cosas con ojos de cadena de montaje, en lugar de esperar que sea un solo buey el que tire siempre del carro. “La madre en la mayoría de los casos, no veo mucha igualdad aquí”, lamenta Gallay.
  4. No dar a los niños tantas opciones para elegir. Un máximo de dos para que se sientan más autónomos, pero no que abran el armario y elijan lo que quieran, o tengan un menú de opciones para desayunar.
  5. Será más fácil que ordenen y recojan si no tienen una habitación atestada de trastos. Gallay recomienda hacer un archivo e ir sacando cada mes una parte de los juguetes. “Tendrán más espacio para jugar con menos cosas y estas les sorprenderán cada mes como si fueran nuevas”, anima.
  6. Si el niño siempre te la lía en las tiendas de ropa, la regla es no ir de tiendas con el niño. “En vez de probársela, podemos compararla con otra que le quede bien”, sugiere Gallay.
  7. Los niños pueden tener responsabilidades y hacer cosas. “Desde los dos o tres años ya juegan con aplicaciones, también pueden aprender tareas como preparar sus cosas del día siguiente”, dice Gallay, que reconoce que este es uno de los mayores esfuerzos para los padres, ya que al principio lo harán mal, “pero les servirá para hacer hábitos que les durarán toda la vida”.
  8. Los niños viven en casas a la medida de los adultos. Si queremos que echen la ropa sucia en un cesto, tienen que poder abrirlo. “Esto vale para sus armarios, si tienen una balda a su altura podrán colgar su abrigo. Ese esfuerzo por parte de los adultos se traducirá en mayor autonomía y nos descargará de trabajo”.
  9. Suele ser más fácil no educar que hacerlo, es más cómodo que no nos molesten… pero nunca hay que olvidar que es una inversión de futuro.
  10. De lo que más aprenden los niños es del ejemplo. Se fijan y lo imitan todo. Por eso, Gallay apunta a que lo primero que hay que revisar es cómo lo hacemos nosotros.
desorden

Artículo tomado de: https://bit.ly/2Qfp6cS

Francia vuelve al colegio sin móviles en las clases

colegio sin móviles

La nueva ley prohibe el uso de aparatos electrónicos a 12 millones de alumnos de hasta 15 años

Más de 12 millones de alumnos han retomado este lunes el camino hacia la escuela en Francia con una vuelta al colegio marcada por la prohibición del teléfono móvil en las clases de Primaria (alumnos hasta once años) y los colleges, (alumnos de entre 12 y 15 años), una promesa electoral del presidente Emmanuel Macron.

La propuesta de ley adoptada a finales de julio prohibe el uso de todo objeto electrónico como el móvil, la tableta o el reloj en las centros escolares que acogen alumnos hasta los 15 años. Esta práctica ya se realizada desde hace años por un gran número de institutos pero ahora los directores tienen una ley a la que acogerse. Los institutos tendrán la posibilidad, pero no la obligación, de prohibir los móviles u otros objetos electrónicos total o parcialmente.

La medida ha suscitado muchos debates en Francia sobre su idoneidad.

Esta medida ha suscitado muchos debates en Francia. Los defensores del dispositivo subrayan que el uso del móvil perturba la capacidad de atención de los alumnos en clase, el clima escolar, reduce la actividad física en los recreos, sin olvidar su exposición a contenidos violentos y pornográficos.

El ministro de Educación francés, Jean-Michel Blanquer a ensalzado una ley de “entrada en el siglo XXI” que “envía un mensaje a la sociedad francesa” pero también al resto del mundo, con “otros países interesados”. Nueve de cada diez niños de entre 12 y 17 años (el 86%) poseen un móvil.

Los detractores han denunciado una “operación de comunicación” de “publicidad política” y “una ley de circunstancias” que “no va a cambiar nada”. También han insistido en la dificultad de aplicar la ley en los colegios que a menudo tienen falta de personal y de medios. El gobierno preconizan de guardar los móviles en las estanterías pero muchos centros no tienen.

Nueve de cada diez niños franceses de entre 12 y 17 años tienen móvil

La aplicación de la medidas queden, por lo tanto, a la voluntad de las escuelas: teléfonos apagados, apartados de los alumnos en estanterías. En cualquier caso, la ley permite la confiscación del aparato, algo que hasta ahora los profesores no tenían derecho a hacer.

“Es una buena señal: en la escuela se estudia no se está con los teléfonos”, reaccionó Marie-Caroline Madeleine, madre de 41 años. Su hija, que tiene desde hace poco móvil, volvió al colegio este lunes de sexto curso y guardará su móvil en la cartera.

Los alumnos consultados ante un colegio de París este lunes indicaron que guardaran sin lugar a dudas los móviles para poder comunicarse con sus padres al final de las clases. Pero sus teléfonos estarán apagados el resto de la jornada.

Cada centro decidirá qué hacer con los móviles durante las clases.

colegio sin móviles

Artículo tomado de: https://bit.ly/2NpWDmD

How To Manage A Better Safety Net For Your Family

Many people agonize over when to let their kids take control of their inheritance. Some parents choose an age, some choose a milestone. But, there is no age or milestone that guarantees a child is mature enough to use their inheritance as we hope they will. When my daughter was born, I tried something different that I think has avoided the usual pitfalls and provided her with a safety net that amplifies her efforts to find her place in the world.

Simple as Riding A Bike

The key insight is that I want our safety net to act like a bicycle for my daughter’s life. Just as a bicycle enables anyone to travel farther and faster than someone who is on foot, our safety net enables my daughter to go farther and faster in life than she otherwise could have.

However, a bicycle won’t take you anywhere unless you pedal. I don’t want her to have our money if she is not “pedaling”. If for some reason, our daughter doesn’t want to develop her talents, I would rather have the money go to another of our children (or grandchildren) who does.

So far, I have used our safety net to fully fund my daughter’s IRA every year she is eligible, pay for her health insurance and even cover her income taxes.

Start Young

The safety net I’ve created reflects the challenges I’ve faced and the mistakes I’ve made in my own life that I hope to spare my daughter.

When I was a kid, the maximum contribution you could make to an IRA was only $2,000. But since I only made $2,000 working all summer, it was a hard sell to get me to put all of it into an IRA. But now I wish I had. Those early contributions that I never made would have made a big difference for me later in life.

When I was in high school, I saw even less need for health insurance than for an IRA. After all, health insurance was expensive and I had never been sick. Now that I’m older, I’ve seen many people get stuck in jobs they don’t like because it’s the only way they can afford health insurance. My daughter is going to spend a good portion of her life at work. I’d like her to be able to choose a career she loves without regard to their health plan.

As for paying her income taxes, I remember getting my first paycheck as a teenager and being surprised at how little was left after taxes were taken out. It’s easy for kids to question the wisdom of having a job when taxes don’t leave them much to show for their effort. I hope that having the safety net pay her taxes tips the scales back in favor of working.

These are a lot more things I want to use our safety net to fund for our daughter as she gets older, as long as she is pedaling.

The Usual Pitfalls

Setting an age or milestone at which point a child basically becomes wealthy has some pitfalls that I think the safety net approach avoids.

I have seen children who had to wait until they were in their 30s and nevertheless managed to use the money to finance self-destructive behavior. We don’t like to think about it, but there are lots of things our children could do with our money that we would not want to encourage, much less enable. 

I have watched people fritter their lives away because nothing they can ever do will affect the trajectory of their lives more than reaching the age or milestone set by their parents. Why work hard when at some point they will be rich no matter what. They never learn to pedal for themselves. It becomes hard for them to see themselves as anything other than their parents’ child.

A second pitfall is that this kind of arrangement draws a target on your child that attracts people who want to take advantage of them. Sycophants and hangers-on make it difficult for young adults to tell who their true friends are. Even worse, I’ve seen young adults get recruited into cults whose main interest is to solicit large donations.

A third pitfall is that if you wait until they are adults, you miss the best opportunities to shape their values when they are young.

I think the best thing I can do for my daughter is to support her efforts to grow up to be a net plus to the world. I can’t do that by setting things up so that her own efforts can never outweigh the impact of reaching an age or milestone.

Managing A Safety Net For Your Family

When it comes to managing a safety net for your family, some of the basic investment principles that have been developed for pension funds don’t apply.

A pension fund has to make payments to plan participants from the day they retire for the rest of their lives. The payment does not change regardless of need be it an emergency or otherwise. This is what enables a pension fund to invest for the very long term — 30 or more years. There have not been that many 30 year periods over which the market has declined so it can make sense for pension funds to invest in broad market index funds and not try to do better.

In contrast, I want the safety net for my family to take effect while my child is young so I have to invest with a much shorter time horizon. There have been many three to five year periods over which the market has declined. The shorter the time frame, the less confident you can be that a market index fund will make you money.

If you expect the market to be below average, flat or down over the next three years (which can happen when interest rates are rising), it makes sense to invest in stocks that can overcome the drag of the market rather than a market index fund.

If you manage a portfolio of stocks and would like to be notified when I write about stocks we are both following, click here.

If you would rather choose managers instead of stocks, I have identified 23 mutual fund managers who have proven themselves by outperforming the S&P 500 and their category benchmark for the last 10 years by enough to make a difference for investors. There are 17 of these mutual funds still open to new investors and five that are closedbut for an exception often disclosed in the fine print. To be notified when I write about fund managers, click here.

If we start planning when our children are young, we can build a better safety net for them than the government ever dreamed of. That is something I am proud to set up and manage for my family.

If you would like to set up a safety net for your family, click here to be notified when I write more on this topic. I have been doing this for almost 15 years, but I would love to hear from more people who share the same hopes and dreams for their children. 

I am the CEO and founder of Marketocracy, Inc., and portfolio manager at Marketocracy Capital Management, LLC, an innovative technology based firm that maintains a database of the world’s greatest “unknown” investors. I require these “Marketocracy Masters” to outperform the … MORE

The managers I write about do not run mutual funds. Their funds are options for clients of our separately managed account program. You can contact me at ken@marketocracy.com

Artículo tomado de: https://bit.ly/2R5zZz5

El Congreso de los Diputados debatirá la prevención de la ludopatía por apuestas online

ludopatia

El Congreso de los Diputados, a iniciativa del Grupo Parlamentario Popular, debatirá una Proposición no de Ley ya que considera necesario adoptar medidas de prevención contra la ludopatía y de persecución contra el fraude y las mafias en las apuestas deportivas.

La iniciativa parte como resultado de los datos recabados en el VII Barómetro de la Familia 2018 realizado por The Family Watch en el que se refleja que la ludopatía entre los jóvenes ha crecido en los últimos tiempos como consecuencia, entre otros motivos, del auge de las apuestas deportivas. Más de un millón de ludópatas se han contabilizado en el último año en todo el mundo. Asimismo, según el mismo estudio, las familias son las primeras que se preocupan por estas conductas ya que esta patología genera graves problemas no solo al individuo, sino a todo su entorno familiar, laboral y social, con consecuencias económicas y emocionales que sobrepasan al propio enfermo, lo que ya supone una cuestión que afecta a la salud pública de los españoles. Del mismo modo, se ha detectado un crecimiento exponencial en la actividad publicitaria de este tipo de negocios, lo que, sin duda, puede influir negativamente en la población joven.

Por esta razón, tal y como cita el Boletín Oficial de las Cortes Generales, con fecha 3 de julio, el Congreso de los Diputados insta al Gobierno a adoptar las siguientes medidas:

Adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar la influencia de las casas de apuestas y los juegos online en los jóvenes.

Limitar la publicidad de las apuestas y juegos online próximos a lugares con especial vulnerabilidad, como son los colegios, asociaciones de ludópatas y otras similares.

Promover políticas de responsabilidad social en el sector del juego con el objetivo de incorporar principios éticos en la gestión estratégica y proporcionar una visión más global, completa y flexible.

Limitar la comunicación comercial de apuestas deportivas y de juegos de azar en horario infantil, incluyendo el transcurso de los eventos deportivos que se den en ese horario.

Evitar las promociones de eventos deportivos de equipos de categorías juveniles o inferiores por parte de empresas de juegos de azar, así como limitar los bonos regalo para realizar apuestas como reclamo publicitario y otros tipos de ganchos que provoquen la aparición de nuevos ludópatas.

Promover que parte de la recaudación por juego se destine como fondos para la atención de la ludopatía y sus derivaciones con diagnóstico clínico.

Acelerar los procesos de ayuda a las personas que presentan ludopatía, derivándolas urgentemente desde las listas de espera.”

Para María José Olesti, directora general de The Family Watch, “esta iniciativa va en la dirección de atajar una de las principales preocupaciones de las familias españolas, tal y como ha quedado reflejado en nuestro último Barómetro, en el que 8 de cada 10 familias consideran que el incremento de la publicidad de apuestas deportivas aumenta la ludopatía entre los jóvenes. Se trata por lo tanto de poner coto al incremento de casos de una de las adicciones comportamentales que más preocupan: la ludopatía por apuestas deportivas online”

 

Sobre The Family Watch: The Family Watch es un Instituto de estudios para la familia, que a partir del análisis de la realidad social de la familia, y desde una perspectiva interdisciplinar, se dedica a la elaboración de estudios, propuestas e iniciativas, para que la familia sea mejor conocida, y reciba el tratamiento y la atención adecuados a las funciones que desarrolla en la sociedad.

ludopatia

Artículo tomado de: https://bit.ly/2mmaEmn 

Adicciones 3.0, ¿qué es la apnea del Whatsapp?

adicciones era digital
Adolescentes y mujeres son las mayores «víctimas» del enganche digital por su necesidad comunicativa y afectiva.

«Hola, me llamo Javier y soy adicto al teléfono móvil», «Me llamo Laura y tengo adicción al Facebook». Puede que no tardemos mucho tiempo en escuchar estas fórmulas de presentación, atribuidas a personas que comienzan en grupos de terapia de alcoholismo y ludopatía,en boca de adictos a las nuevas tecnologías.

Las adicciones 3.0, englobadas dentro del grupo de adicciones no tóxicas, explica la directora técnica de Clínicas Origen, Pilar Conde, existen desde hace tiempo, pero han estado asociadas al juego patológico, es decir, las máquinas tragaperras, el bingo, el casino y otras fórmulas similares. La evolución de la era digital ha propiciado«enganches» al juego y las compras online, al teléfono móvil y a las redes sociales.

Estas dos últimas están afectando a la población infantil y adolescente, añade la experta, y en los últimos años se ha incrementado la demanda de padres que ven como sus hijos normalizan las situaciones de abuso de los teléfonos, consolas y ordenadores. Una conducta, aspecto muy importante, además, validada por sus amistades.

Fobo, el miedo a estar desconectado

Es en época, y con motivo de las vacaciones en familia, cuando el miedo a estar desconectados comienza a producir alarma entre los padres. Los hijos se obsesionan por encontrar lugares con conexión a Internet para poder seguir las últimas actualizaciones de sus redes y grupos de Whatsapp. Quieren estar, participar y contestar, ver y ser vistos en la red.

Tanto es así, explica la psicóloga, que comienzan desesperadamente a buscar puntos de wifi cuando no lo logran pasan por diferentes estados de irritabilidad: desde el enfado común hasta la ansiedad. Este es uno de los motivos por lo que playas, hoteles y puntos turísticos de interés publicitan sus «puntos de wifi». En nuestro país las playas con conexión gratuita se apresuran a comunicarlo tanto a sus clientes como a medios y agencias de publicidad.

La recomendación de Pilar Conde para las familias que se encuentren in situ con este problema es intentar salvar las vacaciones, facilitando ciertos horarios de conexión hasta, al volver a la rutina, plantear al problema a un profesional. La terapias validadas al respecto, añade, son las terapia cognitivo conductuales, que trabajan con la modificación de la práctica inadecuada, la gestión emocional y cognitiva, así como la generación de nuevas estrategias de afrontamiento.

El psicólogo es quién valorará entonces el grado de adicción del joven a Internet, que, en mayor o menor medida, suele suponer una suplantación de la vida real. Es fácil, a edades tempranas, asegura Conde, padecer una adicción 3.0 porque las tecnologías digitales son una fuente imparable de estímulos y, por lo tanto, muy útiles contra el aburrimiento.

El estar todo el día relacionándose con la pantalla, añade, supone infrautilizar las habilidades comunicacionales y sociales que son esenciales para el desarrollo, tanto como las interrelaciones personales y afectivas. Carecen de contacto físico y no practican la comunicación directa. Si esto ocurre en la primera infancia y en la adolescencia será más difícil que en su vida adulta puedan tener unas buenas habilidades comunicacionales.

Depresión de Facebook y otros

Si bien una de las recomendaciones de la experta es enseñar con el ejemplo, y, sobre todo en vacaciones y en el tiempo dedicado a la familia, abandonar los dispositivos electrónicos, los adultos no se libran del «enganche 3.0». El Facebook es motivo de que algunas personas se sientan fracasados o que su vida no vale en comparación de las de otros. Esa poca autoestima se manifiesta al observar, día tras día, las fotos familiares, de ocio y trabajo de aquellos a los que todo parece irles bien.

Además de dedicarle menos tiempo a esa red social, Pilar Conde recomienda tratar este problema, conocido como «la depresión de Facebook» con un psicólogo para poder trabajar uno de los factores clave que mantienen estos problemas, la autoestima.

El narcisismo digitalafecta también a la autoestima, pero de quien presume, puesto que se ve siempre en la necesidad de fotografiarse en posturas y situaciones triunfadoras y atractivas para los seguidores. Quien posa de una manera afectada, poco natural, y exagerando su realidad quiere proyectar algo que no es real, lo que puede indicar que necesita la aprobación de los demás, el sentirse admirado para sentirse bien con uno mismo.

Las personas que tienen miedos e inseguridades recurrentes podrían caer en la conocida como apnea del Whatsapp. Tras este nombre tan llamativo se esconde la necesidad de comprobar compulsivamente la entrada de mensajes y las notificacionesde recibido y leído de esta aplicación. Quienes la padecen viven la angustia de comprobar, por ejemplo, cómo su mensaje ha sido recibido pero, al parecer, ignorado.

Muy parecido es el síndrome de la llamadao mensaje imaginario. Ocurre cuando creemos escuchar una señal de mensaje o el timbre de llamada entrante. Este es más común, le ocurre a muchos usuarios de este dispositivo, y sólo deberíamos preocuparnos de una posible adicción, si las falsas alarmas fueran constantes.

Las mujeres, añade por último, Pilar Conde, son junto a los adolescentes quienes más riesgo tienen de padecer una tecnopatología asociada a las redes sociales. La adicción a los juegos online, suelen estar más vinculados al género masculino.

Como cualquier otro tipo de adicción, las 3.0 pueden producir estados ansiosos, dolores de cabeza y estómago, además de taquicardias y pensamientos negativos.

adicciones era digital

Artículo tomado de: https://bit.ly/2OOXHyi